Irán: la oposición toma las calles

Miles de personas salieron el pasado lunes a las calles de Teherán para apoyar las revoluciones de Egipto y Tunez. Los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes han dejado un fallecido y cientos de heridos y detenidos. También se han producido movilizaciones en las ciudades de Shiraz e Isfahan. El régimen presidido por Mahmud Ahmadineyad encarceló en las jornadas previas a los principales opositores, Mir Hosein Musavi y Mehdi Karrubi. La población iraní se une así a la del resto de países del norte de África y Oriente Próximo que ha respondido a la marcha obligada de Ben Ali y Mubarak.

El líder supremo iraní, el ayatolá Ali Jamenei, se refirió durante las protestas de Egipto a los hechos como “un despertar islámico” que comparó con la revolución iraní de 1979. Sin embargo, los líderes del Movimiento Verde que se enfrentó a la reelección de Ahmadineyad en 2009 consideran la ola de protestas como una herencia de su lucha contra la dictadura iraní, y tachan al régimen de hipócrita por apoyar las protestas de Egipto y reprimir las de Irán.

En cualquier caso, estamos ante un cambio histórico. El despertar de los ciudadanos en los países islámicos en busca de sus derechos. Una lucha que nace desde dentro, de miles de personas que se han unido utilizando el potencial de Internet y redes sociales como Twitter o Facebook contra los poderes dictatoriales sustentados por los intereses occidentales. EE.UU. y la Unión Europea quedan en evidencia al ver caer a sus aliados, a pesar de que intenten sumarse a posteriori a la democratización de países como Egipto o Túnez.

El etnocentrismo europeo y estadounidense se ha topado con un nuevo contexto que deja sin argumentos a politólogos como Giovanni Sartori, paladín del liberalismo, que en su obra ¿Qué es la democracia? argumenta que la democracia es impensable en los países de mayoría musulmana debido a su “cultura rígida” y a que “la fe es para el islámico la raíz última de su propia identidad”. Pues bien, además de los ya citados, países como Bahréin, Yemen, Siria, Libia o Argelia  ya han visto como su población se une en las principales ciudades y planta cara a sus dictaduras corruptas, en una tendencia que se va expandiendo más y más.

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: